¿Por qué se emplea el CBD en medicina?

En este sentido, aunque las cremas de CBD pueden utilizarse para mejorar el aspecto de nuestra piel, su finalidad principal es terapéutica y no estética. En consecuencia, debemos seleccionar la solución que mejor se adapte a nuestras necesidades.

Desgraciadamente, no se puede hacer una prescripción general para todo el mundo porque el tratamiento de una contractura muscular o de un dolor difiere del tratamiento de una erupción cutánea o de una dermatitis atópica. Sin embargo, tanto su uso como su aplicación no suponen ningún problema, por lo que estas cremas son un excelente complemento para nuestra rutina diaria.


Dado que la crema de cannabis es totalmente natural y orgánica, no hay efectos secundarios negativos asociados a su uso siempre que no se abuse de la loción. Esta es una ventaja significativa sobre los antiinflamatorios tradicionales, que tienen un gran número de contraindicaciones derivadas de su uso.

La administración de una crema de CBD, por otra parte, es completamente normal; puede utilizarse como cualquier otra forma de crema.

Por último, aunque sabemos que el uso tópico del Cannabis sativa se remonta a sociedades antiguas como la egipcia y la china, es necesario seguir investigando cómo puede ayudar en las enfermedades de la piel y en los dolores musculares u óseos cuando se aplica directamente sobre la piel.

¿Qué son las cremas y pomadas de CBD?

Las cremas y pomadas de CBD son productos cosméticos y dermatológicos que contienen cannabidiol, ya sea en forma de aceite o de extracto, en su formulación.

Sin embargo, podemos ir un paso más allá con esta definición y hablar de lo que diferencia a estas cremas de otros productos que se ven en las estanterías de los supermercados. Sobre todo si tenemos en cuenta que a primera vista pueden parecer un producto cosmético más. Ya que muchos sitios web como el de Holistica Brands, el cuál se especializa en este tipo de productos conocen dónde hallar cosméticos con extractos de hemp de la calidad más alta. Pero existen lugares clandestinos donde las personas las distribuyen sin saber para qué son en realidad.

Las cremas de CBD, al igual que otros tratamientos tópicos, pueden clasificarse en tres categorías en función de su consistencia:

  • Las lociones corporales son las más parecidas a las cremas que usamos en nuestra piel. Aunque tienen una consistencia más firme que las lociones compradas en tiendas, no siempre es así. Las cremas de CBD también pueden incorporar componentes adicionales para mejorar la hidratación y nutrir nuestra piel, al igual que estos productos. Los aceites de semillas, la vitamina E, el aloe vera y otros productos naturales son algunos ejemplos.
  • Bálsamos: los artículos que están a medio camino entre las cremas y los aceites de CBD se incluirían en esta categoría. Estos bálsamos, a diferencia de las lociones corporales, tienen una viscosidad más líquida y suelen estar perfumados con aceites esenciales.
  • Aceites: Como su nombre indica, estos productos tienen una textura líquida (o, más bien, aceitosa), lo que hace que sean tanto un producto favorito como uno que no gusta a muchos. También suelen incluir otros aceites esenciales y vitaminas, de forma similar a las cremas de CBD. Además, estos aceites tardan más en absorberse en la piel.

Por último, a pesar de que el cannabidiol es una sustancia química con cualidades lipofílicas que hace que se absorba menos eficazmente por la piel, la composición de las cremas y pomadas de CBD hace que su administración tópica sea terapéuticamente eficaz. Debido a sus características antiinflamatorias, es muy beneficioso en el tratamiento de trastornos como la psoriasis, la dermatitis y el eczema.